Exención en Ganancias y Pérdidas Patrimoniales

Antes de realizarse las modificaciones necesarias para adaptarse a la nueva realidad española, el contribuyente que perdía su vivienda habitual por no poder atender la deuda hipotecaria, en la confección y cálculo de su declaración de la renta debía comunicar una ganancia patrimonial (no entraremos aquí en el detalle) y debía tributar por ello. La legislación se modificó para solventar esta anomalía.

Tanto para el año 2014, como para los anteriores, que aún no han prescrito, están exentas de tributación como ganancias patrimoniales:

1) La dación en pago de vivienda habitual (deudor o garante) para cancelar deudas hipotecarias que recaigan sobre éstos, contratados con entidades de crédito o análogas.

El propietario de la vivienda habitual no debe disponer de otros bienes o derechos que le permitan satisfacer la totalidad de la deuda.

      2) Transmisión de vivienda por ejecución hipotecaria (judicial o notarial), con los mismos requisitos que para la dación en pago.