Semana de Infarto en las Bolsas Española, Europeas, Estadounidense, China…

Han sido malos días para las Bolsas mundiales, mas que malos días ha sido una semana de infarto para las bolsas y una de las principales razones que la explican se encuentra en la caída del precio del petróleo. El barril del Brent (de referencia para países europeos) cerró en los 28,94 dólares (llegando a niveles de 2004) y el barril de Texas (de referencia en Estados Unidos), cerró en los 29,42 dólares (a niveles del año 2003).

Otra razón ha sido el desplome que han sufrido las bolsas chinas este comienzo de año como consecuencia de su peor comportamiento manufacturero y disminución de su crecimiento, consecuencia a su vez de la crisis económica internacional, el peor comportamiento de su balanza comercial (disminuyen sus exportaciones) y una debilitada moneda nacional.

Pero veamos a vuelo de pájaro que ha estado ocurriendo en las distintas bolsas:

La Bolsa Española: al precio del petróleo y la situación china se une la inestabilidad política actual, el comportamiento de las economías latinoamericanas que están afectando a empresas españolas con fuerte presencia en la región, y las presiones bajistas que llegan desde Wall Street. Todo lo anterior ha afectado al comportamiento de la bolsa, el Ibex-35 en este comienzo de año y en solo diez días ha superado las pérdidas de todo el 2015 y muchos especialistas señalan que el mal comienzo de año condicionará al resto del mismo.

Wall Street: las protagonistas esta semana han sido las ventas, las caídas en el parquet neoyorkino. El industrial Dow Jones cayó un 2,39% perdiendo casi 400 puntos y destruyendo la barrera de los 16.000 puntos, barrera que no cruzaba desde agosto del año pasado, llegando a su nivel más bajo desde octubre de 2015. El tecnológico Nasdaq se hunde más del 2,74% llegando a niveles de agosto del año pasado. Por último, el S&P 500 se dejó a su vez, un 2,18%.

El precio del petróleo, el “contagio chino”, el “contagio europeo” (los EEUU se vieron atrapado por la oleada de ventas que llegaron desde el Viejo Continente), la disminución en el crecimiento de las ventas minoristas (que ha llegado a niveles de 2009), el crecimiento moderado de la inflación (lejos del objetivo del 2%), retrocesos en la producción industrial, el temor a una desaceleración abrupta de la economía china, y al freno de la recuperación estadounidense, están en las bases del comportamiento de la bolsa.

Las Bolsas Chinas: que han tenido que cerrar operaciones como cortafuegos para evitar males mayores. El Índice Nikkei 225 acumula pérdidas por el orden del 9,90%, siendo así el peor comienzo de año de su historia desde su nacimiento en 1949. El Shangai Composite Index cayó un 3,5% llegando a niveles del último trimestre de 2014, El Shenzhen Component Index disminuyó un 3,3% y el tecnológico ChiNext Index retrocedío un 2,9%. Aderezado todo lo anterior con una alta volatilidad (altas fluctuaciones en los precios). Las previsiones entre los expertos son las de que la tendencia bajista se mantendrá en el futuro.

Muchas son las causas de este comportamiento, enunciaremos algunas de ellas: el crecimiento cada vez menor de su economía y de sus exportaciones, su vulnerabilidad por la vía de las exportaciones ante los coletazos de la crisis internacional, la corrección en los precios de sus valores bursálites (el precio en bolsa ha estado sobrevalorado y se están corrigiendo a la baja) como consecuencia del “boom bursátil” habido en las bolsas chinas, la disminución en la concesión de créditos y la consecuente contracción, etc.

Las Bolsas Europeas: terminan la semana con pérdidas,

- Londres: el FTSE-100 cede 1,9%, llegando a los 5.804,10 puntos.

- París: el CAC 40 sufre una caída de 2,38%, hasta los 4.210,16 puntos.

- Fráncfort: cayó un 2,54%, llegando a los 9.545,27 puntos.

- Milán: el FTSE Mib perdió un 3,1%, hasta los 19.196 puntos.

- Madrid: comparándola con el resto de bolsas europeas, la madrileña fue una de las más golpeadas con una caída del 2,78%.

Entre las causas se encuentran: las caídas en los precios de las materias primas, el comportamiento de los valores en Wall Street, las repercusiones de la situación de las bolsas chinas, la incertidumbre de la situación entre Grecia y sus acreedores europeos con el riesgo incorporado de que el país heleno se vea obligado a salir del euro, especialmente después de las declaraciones de la Canciller alemana y el Presidente de la Comisión Europea recordárdole que dan hasta el domingo para que Grecia llegue a un nuevo acuerdo.