Tenemos hasta el 31 de diciembre para tomar algunas decisiones que rebajen nuestra “factura fiscal” de 2015 (y que presentamos a mediados de 2016, en la Campaña de la Renta),  situaciones en las que podemos disminuir el pago a Hacienda y la más conocida es hacer aportaciones a los planes de pensiones. Esta opción permite indiscutiblemente disminuir lo que estamos obligados a pagar al fisco en el año 2015, pero ese pago (y los intereses que gane en él) se pospone al período de jubilación (con algunas excepciones 1). Esta opción resulta polémica, tiene sus adeptos y sus detractores.

 bolitas arbol rojas blancas

1.- Ventaja: Los primeros consideran que es una buena fórmula para pagar menos a Hacienda en nuestro caso, en la Campaña de la Renta del 2015 (a realizar a mediados de 2016). Además el contribuyente se obliga a establecer una inversión que se materializará durante su jubilación (o durante una situación especial de paro de larga duración por ejemplo), es decir, Ud. mismo crea su hucha de las pensiones. Tiene una amplia oferta entre la que escoger su plan de pensiones, y como observará en muchos casos, desde su oficina bancaria le llamarán para recordarle que las aportaciones que haga este año a su plan serán una rebaja fiscal muy interesante para Ud. Para algunos, el postergar el pago a Hacienda al momento de la jubilación tiene otro aspecto positivo “Hacienda les presta ese dinero” en 2015 para recuperarlo en los años de su jubilación, es un período de tiempo en el que Ud. puede gestionar y/o invertir ese “préstamo”, de la Agencia Tributaria. También nos recuerdan que podemos hacer una gestión más activa de nuestros planes de pensiones, Ud. no tiene que quedarse con el primer plan que contrató, puede mover su plan de pensiones en la búsqueda de mejores rentabilidades y/o seguridad. Además también puede escoger las características que quiere para el mismo (renta fija, renta variable, mixta, indexada…)

 

2.- Inconveniente: Los detractores nos recuerdan que los planes de pensiones son “pan para hoy y hambre para mañana”, lo que Ud. no paga ahora lo va a pagar cuando rescate el plan, y pagará un poco más porque se incluirá en la cantidad los intereses generados. Los planes de pensiones son productos financieros que en comparación con otros (inversión en carteras de acciones, etc.) y en muchos casos son menos rentables y es un producto poco líquido (solo en situaciones muy concretas puede “cancelarse”) Ud. tendrá que esperar por su dinero al momento de la jubilación. Además las ganancias de otras inversiones financieras alternativas tributan por porcentajes que pueden ser considerablemente menores. A lo anterior hay que sumar la incertidumbre relacionada con el marco legal de aplicación, no podemos saber cómo estarán diseñadas las leyes para el momento de nuestra jubilación. También hay que tener en cuenta las comisiones de gestión que se cobran en los planes de pensiones y compararlo con las pagadas por servicios de gestión de alternativas financieras. En el párrafo anterior le recordábamos las llamadas que quizás recibirá de su banco comentándole las ventajas de los planes de pensiones; del lado de los detractores, estarán algunos de los profesionales que viven de invertir y “mover” el dinero, de ofrecer productos financieros, que le recordarán las desventajas de dichos planes de pensiones.

 

3.- Las aportaciones a planes de pensiones Sí reducen lo que Ud. va a pagar a Hacienda en 2015, y Sí se postergará su pago a Hacienda al momento de su jubilación, siendo una especie de préstamo que le ofrece el fisco pero que cobrará “con intereses”; es un producto poco líquido (no verá el dinero hasta el momento de su jubilación) pero le prepara para ésta o para casos excepcionales en los que necesitará ese dinero. Por otra parte, sí esas cantidades las invierten en productos financieros a 10, 20 o 30 años vistas y éstos le reportaran mayores ganancias, pagará menos a Hacienda por estos conceptos porque tributará por las ganancias solamente no por el total de lo aportado (como en el caso de los planes de pensiones) y a un porcentaje inferior, recuerde que en este último caso, Ud. ya habría tributado años atrás en el momento de generar el dinero que luego invirtió en dichos productos financieros, y tributará como ganancia obtenida por Ahorro, con tipos porcentuales considerablemente inferiores a los tipos a los que tributará su rescate del plan de pensiones (como ingresos del trabajo según la normativa fiscal).

 

En resumen, si Ud. no tiene por costumbre, no lo entiende o no confía en ser dueño/a de carteras de inversión a largo plazo con vistas a su jubilación (o quiere dedicar un porcentaje a cada opción), si quiere disminuir lo que por este año va a pagarle a hacienda este año, si busca un sistema en principio más seguro para invertir en su jubilación, medite en la posibilidad de hacer aportaciones este año a su plan de pensiones.

 

(1) Ponemos un ejemplo, en el caso de que el contribuyente se convierta en desempleado de larga duración, se le permite rescatar el plan de pensiones. Sí en el año fiscal en el que se produce dicho rescate, ha obtenido rentas bajas, el porcentaje por el que tiene que tributar a Hacienda puede ser mucho menor que el que podría estar obligado a tributar si rescatara el plan en el momento de su jubilación.

 

 

Artículos relacionados (por etiqueta)