A UN BUEN AGENTE DE SEGURIDAD

segurita

 

Normalmente en este blog no nos ocupamos de contar nuestras vivencias personales porque no es la finalidad que persigue. Intentamos escribir acerca de temas relacionados con el mundo fiscal y económico, pero hoy haremos una excepción a manera de agradecimiento a un servidor del sector de la seguridad que fue más allá de lo que eran sus obligaciones para ayudar una ciudadana desconocida para él que le pidió ayuda. Les cuento…

El viernes pasado iba caminando por una de las calles laterales al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, sumida en mis pensamiento, cuando al llegar al nivel de unos contenedores un mendigo sacó en cuestión de segundos una barra de metal de metro y medio de largo de uno de esos contenedores y la blandió contra mí, gritándome que me iba a dar con ella, que me conocía, que conocía mis intensiones y que yo no podría hacer nada contra él, etc., etc. y empezó a perseguirme.

 

seguritas

Como es de suponer e imaginar NINGÚN viandante hizo nada por ayudarme, me daban la impresión de que me veían con cara de: “¿pero qué le hiciste para que se pusiera así?”… sé que es mi impresión, habría que preguntarles a cada uno de ellos que pensaban. PERO, ayudar, lo que se dice ayudar, nadie ayudó.

Estando tan cerca del Ayuntamiento, entré buscando a algún policía local, porque el perturbado seguía persiguiéndome, diciéndome que “fuera a buscar mis policías que él tenía los suyos”, (a todas éstas yo no le había dicho que iba  a buscar a la Policía, pero él estaba loco no era tonto…sabía hacia donde iba yo).

  

Dentro del Consistorio encontré al caballero que es la razón de este artículo, un “segurita” de la empresa Seguridad Integral Canaria, sin nombre (porque la normativa les impide dar su nombre, según me explicó él mismo posteriormente), con Número de Placa: 9X.XX7 (que no escribo al completo porque entiendo que ese grupo de profesionales necesitan una mayor protección que el resto de nosotros, porque yo no tendría ningún problema en poner su nombre y número de placa como agradecimiento).

 

agente seguridadAl “segurita” nº 9X.XX7 le pedí que llamara a la Policía Local porque había “un loco persiguiéndome con un palo” (entenderán que en esa situación no me iba a poner muy literata en mis expresiones). Él no solo llamó a la Policía Local sino que “me escoltó” y fue a averiguar qué pasaba. Salió del Consistorio (no abandonando su puesto, se quedó en la esquina a pocos metros de la entrada del mismo), y “le puso el ojo encima” al perturbado que seguía blandiendo la barra metálica y metiéndose con otro transeúnte (un joven alto y corpulento que se alejó la barra de su propio cuerpo y siguió su camino, el perturbado no lo siguió porque como ya dije era loco, que no tonto). El Agente de Seguridad se mostró imperturbable frente a las amenazas que desde la otra acera le hacía aquel hombre díscolo, era una especie de saber estar ante la situación, en la que yo leía “A mí no me vas a asustar, ven para que veas…”, esta situación se mantuvo así unos minutos hasta que nuestro otro protagonista de la historia, el díscolo, se deshizo de la barra de metal y se fue de la zona.

 

LE DOY UN MILLÓN DE GRACIAS AL AGENTE DE SEGURIDAD Nº 9X.XX7 y a la empresa SEGURIDAD INTEGRAL CANARIA, porque nunca sabré sí me salvó la vida o no, lo que si es cierto es que evitó que un mendigo perturbado me siguiera persiguiendo con una barra metálica por unas calles en las que este agente fue el único que prestó ayuda a esta mujer de mediana edad. HIZO LAS FUNCIONES DE UN POLICÍA LOCAL, porque hasta que yo me fui la policía no apareció (yo NO espero que haya un policía al lado de cada ciudadano para que nos resuelvan los problemas en seguida que aparezcan, que son policías que no magos, lo queagradecimiento SI digo es que quien me atendió e hizo las funciones de un policía, en un momento tan extraño, extravagante, absurdo y complicado como ese, fue este Agente de Seguridad).

¡Nº 9X.XX7  Muchísimas Gracias por su Buen Hacer y su Humanidad!